Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

27 dic. 2004

La ruta

[el autor visiblemente afectado por la magnificación emocional propia de estas fechas]

Me cansé de la ruta.
Con sus señales, su comfort, su vértigo.... Me cansé de ella.
Con su velocidad, su frialdad, sus horizontes de espejismos, su superficie casi ideal... Ya no me atrae.
Te diré lo que haré:
Dejaré el auto por ahí. Justo ahí.
Si, ese parece un buen lugar.
No, no hace falta que cierres las puertas, ya no lo precisaré.
Seguiré este viaje a pié, si es posible descalzo.
No, no, ya no por la banquina. Por el campo, por donde no hay camino.
Me cansé de ver hermosos paisajes. Ahora quiero ser parte de ellos.
Y cuando encuentre a alguien podré darle la mano, abrazarlo. Podré mirarlo a los ojos sin que un vidrio polarizado nos separe.
Ya te lo dije, me cansé del arsenal de tecnología, de prejuicios, de "experiencia" que cubre a esas personas de la ruta, y que ya no me permite llegar a ellas.
Prefiero esto. Sentir la brisa, el sonido de los árboles cuando el viento los recorre con sus dedos como a las cuerdas de un arpa.
Y así, cuando encuentre a alguien, veré sus gestos cuando me hable y no sólo su texto, sentiré su voz real sin que una central telefónica la module.
Claro, me dirás que si dejo la ruta jamás llegaré a mi destino.
Yo sólo espero que vos también entiendas lo que hoy comprendí: que esta ruta no lleva a ningún lugar y es en este preciso instante en el que me largo a caminar cuando por fin comienzo a forjar mi destino.

2 comentarios:

NsNc dijo...

que buen post!!, y hacer nuestros propios caminos, la rutas fueron hechas por otros, para "facilitar" el camino, pero hay peajes, transito... en cambio en el campo estamos nosotros haciendo nuestro destino, más trabajoso.... seguramente pero nuestro

Principito dijo...

Asi es... esa es la idea... se me pone la piel de gallina, casi 10 años desde ese post???
Lo leo y me vuelven todas las sensaciones....