Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

27 feb. 2013

Un CEO en bicicleta

De noche Adrián no dormía lo suficiente para poder tener tiempo de soñar despierto, aunque debo decirlo... durmiendo también soñaba... y cómo! Con la vehemencia de una locomotora, con la imperturbable sordera de un león hambriento comenzando a degustar a su presa. 
Así dormía Adrián, al menos hasta ese fatídico día que cambió su destino (si es que ya no lo tenía deliberadamente cambiado).
Todo su entorno conocía sus aspiraciones, furiosas y filosas, con planes de escalar hasta lo más alto la resbaladiza pirámide de una de las tantas corporaciones que buscan asomar el cuello en el relieve desértico del capitalismo. 

Se observó a sí mismo... su sueño hecho realidad, era el número uno! Aunque lo confundía un poco el hecho de recordar haber estacionado su bicicleta y colocarle el candado como todas las mañanas.
No importaba, era el #1, el Top of the Tops.... Asistiendo a mil reuniones, posponiendo otras tantas por no estar a la altura de sus prioridades, exigiendo a todos, firmando contratos, almorzando opulentamente durante horas, ofuscándose con su secretaria y quejándose de la ineptitud de todo el mundo, que -dicho sea de paso- por eso no llegaron a nada y él sí... Visitando sectores ante la mirada temerosa de todos, preguntando cosas sin sentido solo para ver el temor en los ojos de los empleados, escapándose con la diosa de recursos humanos, sometiendo, despilfarrando, presionando, en definitiva... reinando... 
Pero alguien golpea frenéticamente la puerta de su oficina.

Los golpes en la puerta lo confundieron.
El flaco Leiva llamaba con desesperación:
-Dale!!! Adrián!!! Salí del baño que te busca Ramirez! No seas boludo, que te van a rajar a la mierda!

Adrián se había quedado dormido, los pedidos se acumulaban en su puesto y quién sabe cuánto tiempo estuvo ahí sentado en el inodoro... 20 minutos, 40... o tal vez más.
Afuera Ramirez lo esperaba con una cara semejante a la del lunes pasado, cuando un patrullero le chocó el auto.

Dos horas más tarde, cabisbajo y aturdido ahí estaba Adrián, desenganchando por última vez la bici para irse a su casa. Hecho un bollito en su mano izquierda el papel con la dirección que le dió el flaco Leiva.
-Deciles que vas de parte mía, tal vez te consigan algo.

6 feb. 2013

Interpretación

¿ Vió que esto es ni más ni menos que un ejercicio?
Tanto tiempo sin escribir me tiene un poco fuera de estado.
 
Ahora mismo trato de comprender este curioso dispositivo que tengo frente a mis manos.
Esa especie de arco de rugby en el centro, junto al mango de paragüas, ahi desafiante acaparando la atención de todos. Sobre ellos, la honda para someter a quién sabe qué malignos pajarracos...Ja, y por qué ese antiguo imán, más propio de los dibujos animados, se empecina en acompañarlo? O compite por dominar la escena junto al palo de cricket, dos teclas a la izquierda?


4 feb. 2013

Antes de la hora última


I wear this crown of thorns
Upon my liar's chair
Full of broken thoughts
I cannot repair
Beneath the stains of time
The feelings disappear
You are someone else
I am still right here
- "Hurt", Johnny Cash (cover de Nine Inch Nails)

No entendemos nada.
Nunca entendimos nada.
Nunca entenderemos nada.
Nuestros hocicos husmeando entre el estiércol, nuestros rabos saludando ante el hallazgo de un desecho que brilla. Mientras tanto los Grandes Misterios siguen ahí, con infinita imperturbabilidad, observándonos, mofándose de nuestra suerte efímera, de nuestros delirios de grandeza, de nuestros sueños tontos.
Si la ciencia no sirve, pues tal vez el arte, no con certezas sino con el alma, para traspasar estos muros, para dislocarle los huesos a la Parca, que más temprano que tarde llega. O como mínima aspiración, para simplemente sumirnos en nuestra esencia hipnótica y exprimir un poco más los cítricos de la Creación antes de la hora última.

2 feb. 2013

Bicicleta

They don't know what you're doing
Babe, it must be art
You're a headache
In a suitcase
You're a star
- U2, "Hold Me, Thrill Me, Kiss Me"

Algo mágico sucede a veces.
Algo mágico sucedió al escucharte.
Energía que suponía perdida renace y recrea como la semilla bajo tierra que recibe agua.
Aquí estoy, transitando un regreso que imaginé mil veces, inspirado por tu voz, encendido por tu luz, revolviendo entre los escombros para ver que quedó de aquella ciudad construida con palabras.
Tal parece que alguien se ha equivocado y verdaderamente este pez necesita de esta bicicleta para continuar, para sentirse vivo.