Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

27 dic. 2005

Revelación

And no one showed us to the land
And no one knows the wheres or whys
But something stirs and something tries
And starts to climb toward the light
- "Echoes", Pink Floyd

Hacía tiempo que no se veían. Un lejano instante de la infancia en esta ilusión que es el pasado los había unido como amigos. Hoy ya adultos, con toda la carga que ello implica, estaban sentados frente a frente, cerveza de por medio, uno de ellos revelando un misterio de la vida.
-Significa... que... todo es una mentira entonces? -preguntó Marcelo ensimismado en la charla.
-Si -sintetizó Rubén. Con su mano derecha tomó el vaso, lo vació y lo volvió a su lugar.
-Pero... no sé... -titubeó Marcelo- ... simplemente me niego a creer que todos vivimos en una farsa.
-Ja! Es así como te digo... Es triste pero no hay con que darle. Es como te digo.
Marcelo se quedó pensativo... la vista nublada por la cerveza y por las ideas. Le sirvió más a su amigo y se volvió a servir él mismo y perdió su vista contemplando a la gente.

El bar en el que se encontraban no era gran cosa. Ellos habían elegido una mesita en la vereda por el calor y veían la gente pasar apurada, metidos cada uno en su burbuja de conflictos, urgencias y deseos reprimidos.
Tal vez Marcelo pensó al principio que esta conversación era una locura pero ahora entendía que lo que su amigo planteaba tenía más sentido que las demás cosas. "Probablemente", pensó, "los ciegos sean ellos... presas de una trampa que los mantiene en un pozo pero en última instancia los protege de las inclemencias del tiempo".

Después de meditar y sacar alguna conclusión más sobre el tema Rubén y Marcelo le pagaron la cerveza a la mujer gorda que atendía el lugar. El pago parecía algo ridículo, como salido de un sueño, es que ya no parecía tener mucho sentido. La mujer agradeció y saludó cordialmente. Ella de seguro era parte de la locura de las masas con el entendimiento enceguecido. Ella, sin saberlo, también era víctima de la mentira.

Mientras se despedían alguien más se sentaba en la mesa. Marcelo no quiso mirar. Seguramente otra vez se hablarían frivolidades. Tal vez tendrían que pasar muchísimos años para que alguien en algún lugar del mundo tenga la revelación en sus manos nuevamente.
-Bueno, no te pierdas -le dijo Rubén a Marcelo.
-No, vos sos el que se pierde. Llamame en la semana.
-Oka, te llamo a ver cuando nos vemos de nuevo.

23 dic. 2005

Saben ellos? Sabemos nosotros?

Ustedes saben que este blog se caracteriza -entre otras cosas- por comenzar la mayoría de sus posts con fragmentos de canciones.
Hoy creo que la mejor forma que tengo de expresar el sentimiento navideño es recordando esta maravillosa canción de Band Aid (la banda formada por decenas de artistas para ayudar a los países de Africa).

Yo sé de qué se trata la Navidad, sé que "se intenta" recordar el nacimiento de Jesucristo en este mundo y también sé que la navidad, como la vive nuestro país, nada pero NADA tiene que ver con el motivo original de recordar esta fecha.
Tristemente, los festejos de Navidad son sin duda una de las Grandes Contradicciones de nuestra tierra. Con sus alcoholizadas derivaciones, sus accidentes pirotécnicos, sus costumbres nórdicas y paganas, sus peleas familiares, sus desenfrenados excesos, sus intentos por rellenar con paquetes con envolturas y moños los espacios que estuvieron vacíos durante todo el año.
Si realmente creemos en Jesús, en su venida al mundo y en su Palabra, pues entonces actuemos en consecuencia y guardemos los excesos y tantas otras cosas para otra fecha. Este país que se considera cristiano (católico hasta en la Constitución Nacional) se burla con sus hechos de sus propias creencias. Como siempre, se proclama una cosa y se hace otra.

En todo caso, y sea cual sea nuestra visión acerca del mundo espiritual, propongamonos ser un poquito mejores. Intentemos dar en vez de pedir y sin mirar tanto a los demás miremos un poco dentro nuestro.

Y pensemos un instante cual sería nuestra respuesta a la más impresionante pregunta que Jesús le hizo un día a sus discípulos y aún hoy me hace a mí y a vos: "Quién decís que soy yo?".

Versión original:
Do they know it's Christmas Time?
It's Christmas time
there's no need to be afraid
At Christmastime,
we let in light and we banish shade

And in our world of plenty
we can spread a smile of joy
Throw your arms around the world
at Christmastime

But say a prayer
to pray for the other ones
At Christmastime

It's hard, but when you're having fun
There's a world outside your window
And it's a world of dread and fear

Where the only water flowing
is the bitter sting of tears

And the Christmas bells that ring there
Are the clanging chimes of doom
Well tonight thank God it's them instead of you

And there won't be snow in Africa
this Christmastime
The greatest gift they'll get this year
is life

Oh, where nothing ever grows, no rain or rivers flow
Do they know it's Christmastime at all?


Versión en castellano:
"Saben ellos que es Navidad?"
Es Navidad
No hay necesidad de asustarse
En Navidad
dejamos entrar la luz y desterramos las sombras

Y en nuestro mundo de abundancia
podemos extender una sonrisa de alegría
Rodea con tus brazos al mundo
en Navidad

Pero eleva una plegaria
para pedir por los otros

En Navidad es difícil,
pero mientras te estas divirtiendo
hay un mundo fuera de tu ventana
y es un mundo de espanto y temor

Donde el única agua que fluye
es el amargo aguijón de las lágrimas
Y las campanas de Navidad que suenan allí
son los estruendosos repiqueteos de la desgracia

Bien esta noche agradecele a Dios
que se trata de ellos y no de vos

Y no habrá nieve en Africa esta Navidad
El regalo más grande que ellos tendrán este año
es la vida

Donde nada nunca crece
ni lluvia ni ríos fluyen
Saben ellos que es Navidad?


Feliz Navidad...

20 dic. 2005

Premios Klorín 2005

Esta noche también se entregaron los siguientes premios:
  • Premio a la Trayectoría: Antonito de La Traza, el hombre bala. (Trayectoria... hombre bala... jeje.... se entiende no? Ok, sigamos)
  • Premio Mejor Unitario: Juan Lavalle
  • Premio Labor en Radio: Obreros remodelando estudios de Radio Esplendid.
  • Premio Revelación Masculina: Tito, empleado de la casa de fotos "Fuera de foco" de la estación Once.
  • Premio Mejor Ficción Diaria: (Premio compartido) El acuerdo con los laboratorios para bajar el precio de los medicamentos y el acuerdo con los supermercados para reducir los precios de la canasta familiar.
  • Premio Mejor Conducción en Radio: (radio taxi) Elvio Ledesma, quien manejó su taxi por 45 años consecutivos sin sufrir ni un sólo accidente.
  • Premio Mejor Producción Nacional: Familia Gomez de Resistencia Chaco. El matrimonio ha llegado a tener 32 hijos en 20 años de "incansable esfuerzo".
  • Premio Mejor Teatro de Revista: "Billiken", número 5672 de mayo '84 que traía un teatro de cartón en miniatura para armar.
  • Premio Mejor Labor Unipersonal: Rafael Costas, conocido como "el rey del onanismo".
  • Premio Mejor Director: Hugo Salerni, Escuela Número 97 Bernal Oeste.
  • Premio Mejor Guión: Guión Bajo (underscore).
  • Premio Mejor Actor de Reparto: Vicente Fullini, quien abandonó a comienzos de año la actuación para dedicarse de lleno al Delivery de Pizzas.
  • Premio Mejor Obra para Teatro: El ensanche de las veredas de la Av. Corrientes.
  • Premio Mujer de Radio: Marie Curie
[Espero no haberme olvidado de nadie.
Cabe mencionar que, a pesar de no haber recibido ninguna estatuilla, quienes figuraron en mayor cantidad de ternas fueron el innovador grupo de teatro rural "Los terneros".]

15 dic. 2005

El lado oscuro del ratón


Oh, si
estoy mirando a tu novia y qué
- "Y qué?", Babasónicos

Hasta la ocupación más monótona puede resultar interesante. Sólo es cuestión de "encontrarle la vuelta".
Luisito llevó por años el pesado disfraz de Mickey Mouse recibiendo a miles de niños por día en uno de los sectores más concurridos de Disneyland.
Observaba el mundo a través de la pequeña abertura en la boca del famoso ratón. Las tardes de mucho calor Luisito se sentía morir... agobiado, empapado en sudor, casi asfixiado mientras su "superficie resplandeciente" se mantenía inmutable.
Luisito aprendió en poco tiempo que sonreír no era necesario al momento de las fotos. La eterna sonrisa de su "lado externo" lo hacía por él.
Y así, con el tiempo encontró una diversión que conserva hasta el día de hoy. Para matar el aburrimiento, Luisito se entretiene haciendo gestos que jamás son vistos y pocas cosas le dan tanto placer como ver los rostros ingenuos y sonrientes de la gente ignorando sus expresiones dentro del traje.
Por ejemplo pone cara de asco cuando lo abrazan los niños o deja caer un hilo de baba de su boca. Se relame y gesticula obscenidades frente a alguna muchacha linda. O mueve los labios insultando a cualquier persona que le desagrade.
Si, amigos, ha llegado el momento de decirlo: Detrás del simpático y tierno ratoncito que todos conocemos se esconde un personaje malintencionado y perverso: Luisito.

9 dic. 2005

Frutos

Tener un árbol de damascos (también conocidos como albaricoques) era uno de mis sueños. Comer los frutos de mi propia cosecha y dar a otros desinteresadamente era mi anhelo.
Así fue como elegí tres carozos, tres fortalezas de vida que tal vez un martillazo no logre abrir pero que la sutíl suavidad de la tierra y del agua consiguen quebrantar. Elegí los que me parecían más saludables y los planté en el fondo de casa esperando que se produjera el milagro de nacer, esa magia que despierta a la naturaleza latente, la saca de su modorra y la lanza al camino sin regreso, sin escalas que es la vida.
Me acomodé en una banqueta de plástico y me dispuse a contemplar. De tanto en tanto tomaba mi regadera y saciaba la sed de las semillas ocultas en la tierra. A veces con el dedo intentaba espiar bajo la superficie ansiando que un brotecito me sorprendiera pero pronto decidí que lo mejor era dejar a las nuevas vidas en paz y concluí en que el agua sería por el momento nuestra única vía de comunicación. Todos sabemos que a ningún brote le agrada que lo molesten.

Los días pasaron y al fin una planta, sí, solamente una de las tres, vió la luz y comenzó a crecer casi diría que a mi sombra.
Era mi orgullo y yo actuaba en consecuencia cuidando al "proyecto de árbol" con todas mis fuerzas. Por momentos casi podía imaginarme saboreando los dulces y jugosos damascos.

Y pasaron los días, los meses, los años...
Ya hacía tiempo que había desechado la banqueta y me había comprado una cómoda reposera desde la cual admiraba el crecimiento del árbol con mayor comodidad.
Los años pasaron con sus veranos, sus tormentas, sus sequías y aguaceros y mi árbol crecía robusto, desafiante, con ramas que parecían querer pellizcar el cielo.
Imponente, me duplicaba en altura.
Sin embargo no había frutos.

Esperé al año siguiente... y nada.
Luego, un año más... y nada.
No entendía...
En que había fallado? Yo había dado todo de mí!
La frustración y el enojo iban ganando de a poco terreno dentro de mí y me repetía a mi mismo "Por qué?".

Un árbol de damascos debe dar damascos! Y punto. Por qué no habría de darlos? Qué clase de árbol de damascos no los da?
La espera se había tornado demasiado larga y una tarde calurosa de marzo mi reposera, demostrando que tenía menos paciencia que yo, se rompió.
Pocos minutos después yo estaba dándole patadas al inamovible tronco del árbol, furioso, cargado de reproches y desilusión.
Mi árbol no se inmutaba. Así es que lo dejé, tratando de mostrar la mayor indiferencia posible.
Lo ignoré unos días (tal vez una semana, o dos) hasta la mañana de ayer cuando decidí finalmente ir al fondo para verlo.
No tenía ya mi reposera así que me resigné a caminar orbitando en torno a la bestia vegetal mientras la miraba.
El hecho de caminar y no echarme en una reposera me posibilitó otro punto de vista de las cosas y a pesar de que conocía cada una de sus ramas en detalle jamás de los jamases había yo reparado en algo asombroso. Hasta ese momento nunca había notado las aves que en mi árbol se posaban.

Había vivido estos años tan ensimismado en la espera de los frutos que me perdí la oportunidad de ir descubriendo a tan variadas especies que habían hecho de sus ramas un hogar.

Ahí comprendí todo. No era mi árbol, nunca lo fue. No siguió mis planes sino los de alguien más.
Y sí había dado frutos. Claro que sí. No los que yo esperaba pero había sido hogar y refugio de muchas vidas. Muchas aves habían habitado y recorrido sus ramas, alegrando mis días con singulares, inigualables y variadas voces. Además aprendí que no siempre las aves más vistosas son las que mejores melodías entonan.

Una vez más, la Naturaleza me había sorprendido.
Este árbol me enseñó que muchas veces agudizar la vista en busca de lo más deseado no siempre sirve. Tal vez sólo era cuestión de cerrar los ojos y simplemente escuchar la melodía.

5 dic. 2005

Las cosas del alma "no miden"

Touch me
How can it be
Believe me
The sun always shines on TV
- "The sun always shines on TV", A-Ha

Esa tarde en el canal tuve el inmenso privilegio -como parte de mi trabajo- de ser el encargado de editar la extensa nota que Nicolás Germano le hiciera a una de las más grandes personalidades del mundo de la teología y la filosofía.
Nuestro exitoso reportero, aprovechando su viaje por Asia, saltaba de alegría por haber obtenido una entrevista con el que sin dudas será considerado en unos años un Maestro del pensamiento humano del siglo XXI.

Generalmente no me inmuto cuando veo las notas. Corto, pego, calculo tiempos, meto separadores. Entiéndanme, es mi trabajo, mi rutina.
Pero esta vez algo sucedió. Mi alma se conmovió hasta lo más profundo con las palabras del Maestro. Su fe, su convicción, el amor expresado en su mirada, me sacudieron. Me sentí tocado por su búsqueda de las cosas espirituales, por su convicción y su llamado a la reflexión (casi a modo de advertencia) recordando que lo importante son las cosas del alma, que no debemos esmerarnos tanto por lo material, que "de tanto mirar el suelo, nos convertimos en polvo".

Mucho esfuerzo me costó terminar mi trabajo y dejarlo listo en un estremecedor reportaje de 45 minutos (según estaba estipulado para el programa especial de 1 hora que saldría al aire). Con lágrimas en los ojos y manos temblorosas terminé de editar la cinta sabiendo que nada sería igual para mí, que marcaría un antes y un después en mi camino. El Maestro acababa de poner su "separador" en mi vida.

Lamentablemente, al día siguiente y a pesar de haberlo anunciado durante una semana, el especial se pospuso indefinidamente para ceder paso a la transmisión en directo, en forma exclusiva, de la boda de Amelia Reyes, quien contraía enlace por cuarta vez, esta vez con un empresario del medio. Amelia está considerada una diva, una de las estrellas más rutilantes del mundo del espectáculo.

2 dic. 2005

Y si... ?

Y si lo único verdaderamente real es la blogósfera?
Y si nosotros somos sólo los sueños de las mentes de los blogs, con nuestras penas, nuestras cargas, nuestras alegrías, nuestros propios sueños?