Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

7 dic. 2004

Paseo macabro

[Un cuentito. Espero que les guste]

Se despertó sobresaltado.
La pesadilla había sido muy vívida.
En ella su jefe le deseaba "suerte" mientras le daba la mano y le pedía que pase por Recursos Humanos para "ver el tema de la liquidación".
El horrible sueño agitó mucho sus pulsaciones. "Pero ya pasó" pensó.
Se incorporó en el asiento esperando que su mente encendiera todos sus motores y tomara el control de la situación. Levantó la vista. Vislumbró oscuras siluetas alargadas que se cernían amenazantes sobre él. No pudo reconocer ningún rostro!
Miró hacia afuera a través del vidrio...
La intensidad de la luz de la mañana (o tarde?) le lastimó la retina y tuvo que entrecerrar los ojos por unos instantes antes de comtemplar la escena. Qué hora sería?
El paisaje no le era para nada familiar. Eso lo inquietó bastante.
Sintió la velocidad, el vértigo...
Vió pasar fugazmente árboles, gente, autos, calles... Su preocupación crecía, el paisaje era irreconocible. No había nada que le indicara en donde estaba.
De pronto el vértigo se detuvo ante una amplia y transitada avenida. Allí, una oleada de bronca y frustración inundó su alma. El cartel de la esquina anunciaba lo peor.
- No, no, no, noooooo... - balbuceaba con un volumen cada vez mayor mientras se ponía de pie con la idea de huir. Se abrió camino entre la cerrada e indiferente mini-multitud demostrando en pocos pasos cuán poco amable y maleducado puede ser un hombre cuando la verdad se muestra tan crudamente ante sus ojos.
- No, no, no. nooooooo!!! - repetía el joven mientras recordaba la señal vista y tanteaba con ojos y manos buscando un preciado botón.
- Ahi está - le dijo un sorprendido "mocosito" de mochila señalándole el objeto buscado, áquel que le permitiría por fin escapar a las calles... a correr freneticamente.
Mientras por fin sentía el aire fresco de la calle recordó, con mucha bronca, haberse prometido a si mismo (hace tan sólo 3 días) no volver a quedarse dormido en el colectivo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajajaja muy bueno el cuentito !!! pero, aunque mantuviste bien el misterio hasta el final, yo ya sabia que se trataba de un colectivo...porque a mi me paso lo mismo !!!! jue horrible jue horrible !!

Besos principito !!

Anónimo dijo...

i like this little story!!

regards!
*
http://pescado-rabioso.blogspot.com

Mi Destino dijo...

me encanto! jajja la re intriga!
Mut bueno!
Saludos1

Anónimo dijo...

   Seguramente cuando llegó lo esperaban los de Recursos Humanos... para ver el tema de la liquidación. Él ya estaba advertido: una sola llegada tarde más y le mandaban el telegrama; y no cumplió.

      Îgnax

juanba dijo...

¡Literatura!