Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

15 dic. 2005

El lado oscuro del ratón


Oh, si
estoy mirando a tu novia y qué
- "Y qué?", Babasónicos

Hasta la ocupación más monótona puede resultar interesante. Sólo es cuestión de "encontrarle la vuelta".
Luisito llevó por años el pesado disfraz de Mickey Mouse recibiendo a miles de niños por día en uno de los sectores más concurridos de Disneyland.
Observaba el mundo a través de la pequeña abertura en la boca del famoso ratón. Las tardes de mucho calor Luisito se sentía morir... agobiado, empapado en sudor, casi asfixiado mientras su "superficie resplandeciente" se mantenía inmutable.
Luisito aprendió en poco tiempo que sonreír no era necesario al momento de las fotos. La eterna sonrisa de su "lado externo" lo hacía por él.
Y así, con el tiempo encontró una diversión que conserva hasta el día de hoy. Para matar el aburrimiento, Luisito se entretiene haciendo gestos que jamás son vistos y pocas cosas le dan tanto placer como ver los rostros ingenuos y sonrientes de la gente ignorando sus expresiones dentro del traje.
Por ejemplo pone cara de asco cuando lo abrazan los niños o deja caer un hilo de baba de su boca. Se relame y gesticula obscenidades frente a alguna muchacha linda. O mueve los labios insultando a cualquier persona que le desagrade.
Si, amigos, ha llegado el momento de decirlo: Detrás del simpático y tierno ratoncito que todos conocemos se esconde un personaje malintencionado y perverso: Luisito.

8 comentarios:

BaNNaNNa dijo...

rompiendo el hielo...

hay muchas personas que son como luisito, que se muetran inmutables por afuera, con su traje de piel y hueso que tiene dibujada una sonrisa....cuando en verdad la tristeza y los problemas los carcomen por dentro.

pd.: le dice a luisito si no me consigue unos pases libres pa su parque??

BaNNa

Mausi dijo...

jajaja, me encantó, la máscara de Luisito es casi como la que todos usamos cuando escribimos en los blogs. Habrá quién se muestra como es y habrá quién no.
Besos.

microcosmos dijo...

ufffa! y yo con la manía de creer en lo que me muestran y ya.. me cansa dudar de todo, y prefiero hacer la mueca directamente: el que se la banca, suma, el que no, no. gran hdp ese Luisito, y está lleno de ratones así. mal no me parece, pero me asalta una pregunta:(continuamos) cuando nos quejamos de la gente, ¿nos quejamos de su máscara o de su honestidad?)

Argentinische Dichterin dijo...

Lindo espacio, voy a pasar más seguido! besos! :)

nsnc dijo...

jajaja buenisimo principito buenisimo!!!
Inspirado en el trencito de la alegria?? jaja doy fe que son unos babosos

Principito dijo...

Vhan: No creo que sea buena idea pedirle a Luisito. Le va a pedir algo a cambio seguro! Ud. dirá.

mausi: Que feo que compare a los bloggers con Luisito. Tal vez sea al reves y mi máscara no exista en mi mundo blogger sino en el real! Tal vez aquí es en el único lugar en donde no uso máscaras.

microcosmos: Es probable que nos quejemos en realidad porque Luisito no nos hace participar en sus macabros pensamientos. Ja!

Argentinische Dichterin: Complicado nick. Gracias que existe el copy & paste. Gracias por tus coemntarios y vuelve pronto.

nsnc: Por qué lo dice? Ha tenido alguna experiencia que nos quiera compartir?

Adrianófanes dijo...

Me pareció verlo a Luisito varias veces, cuando aun hoy, a mis veintitrés años, saludo a esos muñecos de peluche con seres humanos resguardados en su interior.

Los miro y tiendo una mano, en señal de algarabía. Quiero llevar un mensaje de esperanza, aliviar su tarde rutinaria.

Pero claro...Ignoré un montón de cosas. Luisito siempre se burló de mí y muchos como él tienen DOBLE VIDA. De día son muñecos, de noche, también...Pero juegan a otra cosa.

Mhi dijo...

Creo que ahora entiendo un poco mas el porque del terror que les tengo a esos muñecos desde pequeña.

Mhi