Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

13 ene. 2006

Situación límite

- Realmente estoy podrido!!! Creéme, esto es insoportable!!! -gritó Francisco.
Amelia se colgó su cartera en el brazo izquierdo y levantó una pesada valija con la mano derecha.
-Sí, sí, ya sé que estás podrido, no hace falta que lo menciones -dijo ella mientras abría la puerta de calle - Chau... y suerte.
Tras el portazo Francisco se quedó sólo. Su situación era más que preocupante.
En la vereda de la calle Posadas los vecinos se iban agolpando en torno a un patrullero que acababa de llegar. Algunos notablemente enfurecidos amenazaban con incendiar la vivienda si no sacaban de allí a Francisco, portador del olor más nauseabundo que una fosa nasal pueda imaginar.

5 comentarios:

microcosmos dijo...

ufa.

Nene Tonto dijo...

jaja, podría ser un chiste de Liniers si lo hicieran gráfico, jeje

Mausi dijo...

"por el olor parece muerto" buuuaaaajajajaja

Mhi dijo...

Pobre Francisco...pero menos mal que no es mi vecino.

Principito dijo...

microcosmos: Que esperabas? Algo genial?

nene tonto: No hay formato multimedia que soporte los olores. Hay que ir personalmente a la calle Posadas y "sentirlo".

mausi: Algunos lo quieren ver muerto.

mhi: Compasiva sólo a la distancia no?