Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

3 dic. 2004

Deja Vu generacional

[Deja Vu: Sensación de que un lugar, situación, persona, acción o conversación resulta familiar y ya la hemos experimentado antes]

Una vez más, mi hijo mayor (de 4 radiantes años) me hizó sentir lo que yo llamo un "deja vu generacional".
Investigando una tenaza de tipo "grip", me pregunta: "Pa, para que es esto?" haciendo referencia a una palanquita que posee la tenaza y que sirve para aflojar la presión una vez que está sosteniendo un objeto.(Ver herramienta) .
Y recordé en un segundo haberle hecho la mismisima pregunta a mi padre alguna vez! Y ahí, de nuevo, flashes de mi vida pasaron sobre mi.

Yo digo que Dios me da el privilegio de re-ver mi propia vida viendo crecer a mis hijos y de esa forma ser consciente cada día del TODO, de los ciclos de la vida, del principio, del final (cada día más cercano), de la vida, de la muerte, de que (como decía Antonio Machado) "todo pasa y todo queda pero lo nuestro es pasar".

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Despúes de leer el post filosófico de hoy, me pongo a tono y digo: el hecho de que hayas traido a la memoria ese memorable recuerdo de hace tantos años atras, me hace pensar que aún existen los milagros.

Gracias por hacer que este paso por la vida, este lleno de alegres momentos!
Besos !!
Karina

juanba dijo...

Yo creo en realidad que todas nuestras vidas son un eterno deja vù de ellas mismas por eso las situaiones vividas se repiten y parecen que ya las hemos vivido antes. A algunas personas Dios les hace sentir eso (o sea las personas se iluminan a ello), otras ni se dan cuenta de lo que ocurre o no les llama la atención tener esa sensación.

En lo personal creo que al alcanzar el objetivo final y romper con el ciclo de vidas nos daremos cuenta de algo: Desde ese momento en adelante nunca más sentiremos un deja vù ya que lo que estaremos viviendo no lo habremos vivido nunca antes.

Anónimo dijo...

Debe ser una hermosa sensación, seguramente. Muy lindo post.
Saludos,

magnético

Anónimo dijo...

   Siempre intenté imaginar de qué tamaño será mi sonrisa el día que le encuentre su primer revista porno a mi hijo o el día que descubra que se ensartó en su primera borrachera negra.
   To be continued... (cuando ese hijo exista)

      Îgnax