Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

1 abr. 2005

Argentinos... a vencer

Se acuerdan de la publicidad que nos invadía a toda hora?
La marchita decía:
"Vamos argentinos,
vamos a vencer,
el futuro sigue su camino,
argentinos a vencer."
[parte que no recuerdo y terminaba diciendo]
"jamás nos han vencido,
jamás nos vencerán!"

A pesar de que yo era chico por alguna extraña razón recuerdo muchos detalles de la guerra. Así que este post apunta a recordar. Y no olvidar.

La mañana del 2 de Abril mi mamá me despertó para ir al cole con un entusiasmo inusual. Habíamos recuperado las Malvinas. Lo único triste era que había que lamentar la muerte de uno de los nuestros en aquella audaz operación. Logicamente, yo mucho no entendía pero ese mismo entusiasmo lo ví en la escuela, entre las maestras y en el barrio en general.
"Así se hace". "Qué se piensan estos ingleses?", "Que sepan que con los argentinos no se jode".
Ese mismo día la plaza de Mayo se llenó de gente. Todos felices, emocionados. Todos vivando a Galtieri.
Si si. No estoy loco. No lo soñé. Mis ojos de niño lo vieron todo.
"Borom-bom-bom, borom-bom-bom, dale Galtieri... salí al balcón...".
Era apenas el comienzo de una seguidilla de imbecilidades atroces.
23 años no han podido llevarse todos estos recuerdos.
De golpe y porrazo eramos todos patriotas, todos guerreros. Y todo el mundo a comprar mapas de las Malvinas porque las clases en la escuela serían sobre ellas.
"Si quieren venir que vengan! Les presentaremos batalla!" -dijo el tipo [estaba buscando alguna palabra para definirlo pero no encuentro]. El mismo que embarcó a todo un país en la locura más descabellada de la guerra.
Argentina, que se jactaba ante el mundo de su paz, de su neutralidad, esperaba a los piratas burlándose de ellos. Disfrutando un efímero triunfo sobre el imperialismo, olvidándose que en una guerra no hay vencedores, el que gana también (y en primer lugar) pierde y que cuando uno se mete en una guerra ya nunca saldrá de ella.
Y en esos años no había globalización. No estaba internet. Así que nos comíamos lo que nuestros medios argentinos nos vendían. Y en medio de la euforía y la locura colectiva los humoristas se daban el lujo de hacer chistes sobre la guerra que se acercaba.
"Los inglesitos se van a resfriar", decían.
Y la guerra comenzó.
Infinidad de padres criaron y cuidaron a sus hijos por años para un día, culpa de un perverso capricho, así como si nada, despedirlos para siempre.
Y mientras en el continente un país jugaba a la guerra en las islas del sur los pibes de ni siquiera 20 años morían de verdad. Y mataban para no morir. Y mataban como podían. Sin experiencia. Con hambre, con frío, sin tecnología, con armas viejas.
La peor de las pesadillas se había hecho realidad.
"Murieron 40. Si es necesario morirán 400 o 4000 pero no nos rendiremos". Soberbia, hacerse el guapo con sangre ajena.
Una verdadera lástima. Digo, justo con el mundial de fútbol encima. Eramos los campeones del mundo y todo esto de la guerra seguro iba a afectar nuestro rendimiento.
Y mientras los chicos entendíamos poco los grandes vivían pegados a la radio, a la tele, escuchando los comunicados del Estado Mayor Conjunto. Todo indicaba que la guerra iba re-bien. Nuestros pilotos eran la pesadilla de los barcos enemigos.
Y vinieron los maratónicos programas de televisión para recaudar para el "Fondo Patriótico". Gente que por patriotismo, compasión o solidaridad dió hasta lo que no tenía para colaborar con la causa. Pero claro, quién sabe adónde iban a parar realmente los fondos? Porque en las islas los chicos seguían con hambre.
Las páginas de las revistas frívolas se llenaban con conmovedores relatos cursis de actos heroicos.
Las radios desenpolvaron los discos argentinos y fue el apogeo de Raúl Porchetto y compañía.
Y que decir del crucero Gral. Belgrano? Tantas vidas... tanto dolor.
Tanta muerte absurda.
Y al fin la guerra terminó y se llevó a muchos. Y los que volvieron ya no eran los chicos que se habían ido. Los cuerpos, las mentes y las almas habían sido mutiladas.
Por eso cada vez que se menciona el tema Malvinas no puedo sentir más que dolor. Una tristeza enorme. Mientras escribo se me hace un nudo en la garganta reviviendo tanta desgracia. Pero no me quiero olvidar.
Como bien comentó Jack en este blog: La angustia antes que el olvido.
Y hoy veo en internet, en un mega-sitio argentino que se anuncia al 2 de Abril como "Día de la Novia".
Vamos mal, pero muy mal si no queremos ver el pasado y preferimos olvidar e ignorarlo. No olvidemos nunca lo que nos pasó!

Por eso este post.
Escrito con el único propósito de evocar los recuerdos por más dolorosos que sean; colocar mi granito de arena para evitar el destierro final. El destierro no ya a unas islas de hambre y frío sino a las Islas del Olvido. Islas en donde, para sus habitantes, el tiempo se ha detenido en el otoño del '82. Allí no hay paz. Allí los enemigos son el insomnio, las mutilaciones, la locura, el dolor, la marginación, la indiferencia y la muerte en vida.

4 comentarios:

zetad@hotmail.com dijo...

\vamos argentinos, vamos a vencer,
el futuro sigue su camino
argentinos a vencer

Sabemos porque luchar.. y ganar
jamas nos han vencido, jamas nos venceran



Nos sabiamos todos los modelos de aviones nuestros y de los ingleses. La revista gente traia una plantilla con los barcos de la flota inglesa y se iban tachando los que eran hundidos o averiados....Dios Mio.

Anónimo dijo...

"hoy el pais nos pide todo"
demos todo con amor"

Yo estaba sentado al lado de un arbol, en el patio de la escuela de comunicaciones del batallon 101, mientras esperaba que viniera mi mama a visitarme, al dia siguiente nos mobilizaban a Madryn, y yo lloraba al ver que el tiempo pasaba y no venia nadie.
Nunca nos mobilizaron a ninguna parte, pero el dolor, no me lo olvide nunca.
Galtieri era uno mas. Los Galtieris no son una generacion espontanea, son el fruto de una cultura de mierda, que hasta hoy rige en ese Pais.

Apenas pude me fui y no voli nunca mas, es mas no se porque estoy escribieno esto,
ARgentina nunca fue campeon de nada.
Argentina es una mentira.

No se si existe un dios pero espero que me ayude y nunca tenga que volver a ese Pais.

Maquinita Pedernera

Principito dijo...

GRACIAS POR LOS COMENTARIOS.
Por tomarse el trabajo de realizar estos aportes.

guillermo bonilla dijo...

yo no fui de esa generación, pero de grande me puse a leer y preguntar sobre malvinas, sobre nuestros hermanos que fueron a esa guerra, esa guerra con trasfondo turbio que lo unico que buscaba era opacar la muerte de un regimen agonizante que ya conocia su final,la resurreccion de nuestra democracia. Y la verdad tenes razon en promover el "no olvidar" por que lamentablemente nosotros (los argentinos) somos asi, recordamos solo las victorias y de las derrotas tenemos verguenza, como dice un frgmento de una frase por " .. la derrota es huerfana" y en este caso no fue una final del mundial de futbol u otro evento insignificante y efimero, fue la entrega de parte de nuestra patria, de los hijos de esta tierra, de mis hermanos, de los tuyos, de parte de nuestra historia que pudo ser pero que no fue mas, por la culpa de la incompetencia y del egoismo de unos pocos ... no se definirlos no tienen calificativos, pero de seguro humanos no son. Por ende cuando se hable de Malvinas que sea de forma respetuosa, con orgullo como le hubiera gustado a nuestros compatritas que dieron todo por su nacioón. y mas importante aun ¡NO OLVIDEMOS!.