Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

11 may. 2005

Pasión de Bloguilanes: Capítulo III

[Capítulo I]
[Capítulo II]

Capítulo III: Misticismo, cable y rock&roll

Mónica bajó el volumen de la infernal música.
Alfredo, el maestro y cerebro de "todo esto", apareció en la trastienda del local rengueando y visiblemente perturbado.
-Qué pasó? -preguntó el Rúben.
-Un esguince de tobillo, ya te lo dije. Por eso no estuve en el capítulo II.
-No, ya sé! Digo que pasó con el tipo éste que quiere que le paguemos.
-Justamente -dijo Alfredo y dirigiéndose a mí agregó- vos no tendrás unos
pesitos para bancarme no?
-Mmmh, no -dije tratando de no parecer grosero.
-Es para ahora nomás. Después te lo devuelvo.
-No, no tengo.
Desapareció sin decir nada nuevamente hacia el local junto a Mónica. Pude distinguir lo que a la distancia comentaban:
-Estos blogueros son todos unos lauchas! Nunca les podes sacar nada. Son los hippies del siglo XXI.
-Lo que pasa que los 'blocks' no son... como se dice?...Eeeee.. coso. -comentó Mónica.
Otra vez a solas con Rúben.
-Te explico como es el negocio de los blogs?
-Y bueh...
-El asunto es así. Qué es lo que hace que un blog no tenga muchas visitas?
-Eeeeeee.... -titubeé.
-Todo se basa en el poco tiempo que le puede dedicar su creador a promocionarse en otros blogs. O sea, el problema es que los blogueros no tienen tiempo de sobra como para andar perdiendo.
-Decimelo a mi -dije resignadamente. Miré mi reloj ya eran más de las 20.
-Claro, -dijo el Rúben entusiasmado- asi que nosotros nos ponemos las pilas,
dejamos comentarios por todos lados y conseguimos que el blog sea muy
visitado. Luego lo revendemos.
-Qué loco... Hablando de pilas... todo el mundo quiere saber... -comencé.
-Verlo al Maestro con su túnica es algo muy groso, entendés? -interrumpió el tipo.
-Túnica?
-Ah, no sabías?
-Cuando se concreta la transición económica.
-Transacción.
-Bueno eso... -continuó el enrulado muchacho- el Maestro hace una especie de
ceremonia en la que se viste con su túnica naranja.
-Me estás jodiendo.
-No, no. Ya lo vas a ver cuando cerremos el trato.
Yo veía bastante lejana esa posibilidad así que desvié la conversación:
-Decime, te paga algo Alfredo?
-Claro! Gano muy bien yo! -fue la respuesta.
-Si?
-Mas o menos una luca.
-En serio? Es mucho! -dije sorprendido. -Cuánto hace que estás con esto?
-3 meses.
-Y te paga 1000 pesos... No lo puedo creer!
-Bueh... en realidad ahora me está debiendo dos meses.
-Ahh...
Se hizo una incómoda pausa hasta que la deshice con una incómoda afirmación:
-Bueno, al menos te pagó un mes!
-No, el primer mes fue capacitación. Laburé gratis.
-Ja, perdón. Pero entonces nunca te pagó!!!
-No todavía -afirmó convincente- pero el maestro nunca falta a su palabra.
-Y cuál será su palabra: "explotación" o "bicicleta"?
-Igual a mi la guita no me preocupa, sabés por qué? -me preguntó el Rúben, una
vez más, ignorando mis acotaciones.
-Por qué?
Se me acercó como para que nadie escuche y guiñándome un ojo dijo:
-No viste el caramelito que me estoy comiendo?
-No, pero mejor lavate las manos -le contesté rogando que el caramelito no fuera "eso" que solía sacar de sus fosas nasales.
-La Mónica, papá.
-Eh?
-Me estoy curtiendo ese caramelito!
-Ah... es un "media hora" vencido!
Alfredo apareció nuevamente, preocupado, casi consternado.
-El turro este se fue! Dice que va a volver con la policía.
-Maestro.... -dijo rápido Rúben- eeee..... yo.... eeee.... tengo que ir a
hacer un trámite y vengo.
-Vos te quedás acá. Conmigo hasta el final. Hay que resistir.
Se rascó la cabeza por un momento pensando hasta que agregó:
-Por lo menos Rúben apagá el fuego del fondo y escondé todo los cables por las
dudas si?
-Si, señor -dijo Rúben, vago pero obediente.
-De qué cables hablan? -intenté saber.
-Bueno... nosotros hacemos un trabajo de "meta-reciclado orgánico de cobre".
-En una palabra afanamo cable afanamo -aclaró Rúben.
-No es así! -dijo ofuscado Alfredo - y por favor retiráte a hacer lo que te
mandé.
El pibe se fue para el fondo sin decir nada y Alfredo tomó asiento y respiró profundamente.
-Parece que no vine en un buen día no? -dije.
-Está bien. Disculpá por estos inconvenientes. Ahora sí, aboquémonos a tu
blog.
Volvió a ubicarse en la banqueta junto a mi y frente a la máquina.
-Vamos a refrescar la página... Eeee.... -gritando- Cómo se refrescaba Moni???
Desde lejos se escuchó la respuesta:
-Te llevo el ventilador Alfredo???
-F5 -dije yo.
-Ah... "f" minúscula?
-Permiso "maesssstro" -dije remarcándo la palabra con marcada ironía y presioné la tecla.
-Ahhhh... veo varios posts nuevos!
-Eh? Imposible. Si yo no me moví de acá desde el primer capítulo! -dije confundido.
-Ah... la magia de la Web. Este lugar genera cosas potentes y misteriosas. -no apartaba la vista de la pantalla- Este post del agua es lamentable! Llegas a tomar agua de la canilla de acá y te morís. Y esto de los gerentes? Ves? Esto si es útil. Le puede servir a Rúben...
-No creo que sea el caso de él!
-Dame 5 minutos de silencio para poder leer y te digo cuánto te ofrezco por tu humilde blog.
-Humilde? Ya me lo querés desvalorizar!
-Shhh... silencio... silencio...

Así, místicamente, el maestro se encerró en la lectura de mi blog. Por fin iba a saber a cuánto podría venderlo. Por fin iba a poder huir de esa cueva raudamente.

[Una vez más las expectativas superaron ampliamente a los hechos y este demorado Episodio III tal vez se negaba a ver la luz por verguenza. En fin, el final se acerca. Faltan pocos capítulos.
(Entre nos. los directivos del canal están intentando levantar este bodrio para pasar Los Simpsons)
Amigos!!! No toque su televisor!!! Y espere con ansias el próximo episodio de esta desopilante aventura.
Dificilmente sea peor que éste.]

No hay comentarios.: