Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

15 jul. 2005

Efemérides

I'm not living
I'm just killing time
Your tiny hands
Your crazy kitten smile

Just, don't leave
Don't leave

And true love waits
In haunted attics
And true love lives
On lollipops and crisps
- "True Love Waits", Radiohead


Hoy se cumplen 10 años del día "Q", el primer día de la Revolución.
Como olvidarlo? Si cierro los ojos y parece que hubiera sido ayer!
El Ejército de Grullas de Papel comandado por el Teniente Pedro "Patita" Suarez arriesgando su pellejo a vuelo rasante sobre el Pabellón 8. El heroísmo sin límites de la Morsa, envuelto en su inolvidable sábana del pato Lucas. La lluvia de goma espuma catapultada sobre el tiránico Cuartel General de los Enfermeros...
Me estremezco de emoción al recordar tantas noches de desvelo preparando cerbatanas de hule, cargándolas con minuciones de sopas no ingeridas escondidas en las sombras de nuestro Arsenal de Bodoques. O cargando nuestras almohadas con granitos de arroz pasados de cocción.
Y que decir de las ballestas invisibles que el bueno de Atilio capitaneaba por ser el único capacitado para verlas!
El "ruso" Mario y la titánica colecta de colchones para construir la barraca más grande jamás vista en todo el neuropsiquiátrico. Allí funcionaba nuestra incansable Base de Operaciones. Allí construimos nuestro portaaviones de vainilla. Allí decodificabamos los mensajes que nuestras cucarachas espías nos traían cada mañana de la Cocina. Allí plegabamos con pasión y esmero los paracaídas de nuestra Elite de Dromedarios Nivel 3 sabiendo a veces que ya no volverían.
Y vinieron las trincheras cavadas en el cielo raso, las trampas de estalactitas carnivoras, los pantanosos azulejos del baño, nuestras heroicas bajas... Marisa, nuestra mosca verde inmolándose contra el vidrio de la ventana.
Qué recuerdos maravillosos! Teníamos sueños, ideales. Sentíamos que podíamos vencer al mundo entero (incluída la nefasta bicicleta submarina pergeniada por el maléfico Doctor Claus).
Pero nosotros eramos mejores... más valientes, más inteligentes, desde todo punto de vista superiores.
Creo que medio Cielo ya ha sido nuestro desde el día en que decidimos responder a las inyecciones de calmantes con nuestras amargas grageas del Amor y nuestras certeras flechas del Perdón.


Y hoy, sorprendidos, decepcionados, hemos visto las noticias, hemos leído los diarios, escuchamos AM y FM y nadie pero NADIE recordó este hecho fundamental de la historia.
Hoy, a 10 años (o eran 9?) de aquél momento heroico parece que los medios simplemente se ocupan de cosas triviales.

No hay comentarios.: