Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

18 oct. 2010

Sin envío a domicilio

Beetlebum, what you've done
She's a gun, now what you've done Beetlebum
- "Beetlebum", Blur


Con sus 42 años Miguel ya estaba un poco cansado de revolver las ofertas que encontrara en su camino en búsqueda de la mujer de su vida, de la futura madre de sus hijos. Pero claro, a fuerza de instinto y de no tener un plan alternativo él no claudicaba en su lucha e inspeccionaba las situaciones más insólitas para captar señales que le indiquen que el momento había llegado.
Algo de eso pareció sentir el domingo a la tarde en un hipermercado justo cuando ya se disponía a hacer la fila en la caja 18. Como era su costumbre recorrió varias hileras evaluando principalmente dos cosas para resolver la ecuación de su conveniencia: cantidad de gente/artículos en cada fila y belleza de la cajera. Sin embargo, esa lluviosa tarde de domingo, mientras el mundo sufre por el lunes que aún no llegó y las tasas de suicidio aumentan, Miguel sintió que el sol salía de nuevo con sus rayos de amor y que esta vez sí podía ser el momento tan esperado. Delante de él, esperando también su turno para pagar, una hermosa mujer parecía decirle que aún había esperanzas.
Su vista fue scaneándola de arriba abajo... era la mujer perfecta, pensó Miguel. Bella pero sencilla, delicada y simpática.
Enseguida le llegó a la admirada mujer el momento de ir ubicando las cosas en la cinta para ser cobradas y ahí fue cuando Miguel se percató de algo terrible.
-Esas galletas son horribles -se dijo. -Cómo pueder comer eso? Y esas velas aromatizadas? Un momento: lleva dos bolsitas de jabón en polvo pudiendo haber llevado una grande! Se hubiera ahorrado unos centavos, esta mujer no tiene criterio. Uhhh... lleva cajas de té frutales... son un asco! No entiendo... por qué llevar tantos rollos de cocina hoy, si mañana está la promo de 2x1?...
Y esos vinos? Aghhh... está claro que no entiende nada de vinos!
Miguel levantó la vista, la caja 17 acababa de abrir. Con un rápido movimiento se ubicó primero en esa fila aliviado de haberse librado de tan terrible mujer.

15 comentarios:

Caribe dijo...

:)

Principito dijo...

Caribe: :-O

Alex dijo...

esto es increíble: estaba leyendo algo que escribí hace mucho y lo que respondiste, me dije, le voy a pedir permiso para postearlo en mi página, entro al blog, te busco y justo habías actualizado. la sincronicidad me fascina.

ahora tu posto:
el criterio de selección del Miguel hubiera asombrado hasta a Darwin.
excelente posto

Alex dijo...

ah, el verde me hiere, sabelo

Pablo dijo...

Ah, pero por eso tiene 42 y está solo! Le paga un curso de sommelier y sabes cómo camina el tema??? jajajaja! Saludos

Principito dijo...

Alex: A mi también ya me jode ese verde, prometo cambiarlo a la brevedad (estoy esperando que algún nuevo color aparezca y me sorprenda).
Ah... no sé de que viejo post me habla pero permiso concedido lo que quiera que sea.

Pablo: Je... digamoslo de una vez, este Miguel es medio tarado.

Trenaluna dijo...

lo que Miguel no sabe ni jura es que le estaba haciendo las compras a otra mujer... una amiga con muletas! además de linda, sencilla y delicada era buena gente!!!

chan! se desplomó Miguel!
jajaja

buen posto Principeco! un abrazote para usté!

Principito dijo...

Trenaluna: Y claro! Así anda el mundo por gente prejuiciosa como Miguel

Petardo Contreras dijo...

Seguramente un fetiche, no sean metiches con Miguelito

euge dijo...

Uno, que buen tema el de Blur.
Dos, Miguel es muy quisquilloso.
Tres, me hizo pensar mucho lo que escribiste porque yo también soy muy quisquillosa.
Cuatro, espero no llegar a los 42 soltera y quisquillosa jajajaja

Adrianófanes dijo...

Cuando lo deseado se torna imposible... hay que buscar excusas, ja ja ja!

Mariano dijo...

Ojo, no es moco de pavo, eh. Acuerdese que más de uno, después de leer esto, va a andar escrutando changos por los pasillos de los supermercados batiéndose a duelo interno entre las cualidades de alguna prometedora dama y sus relativas preferencias en cuanto a un exquisito malbec, un sueve syrah o un complicado cabernet.

Excelente relato. ¿Y después se pregunta por qué lo sigo? Claro, también por sus sabias elecciones en materia de vinos, por supuesto.

Principito dijo...

Petardo Contreras: Ya me veo la campaña "Juntos por un Miguelito" (Aunque más bien suena a campaña de propietarios de gomerías)

euge: Cinco, hay que encontrar un equilibrio. Seis, bienvenida al blog.

Adrianófanes: Usté lo ha dicho. Pero es alarmante saber que hay mucha gente así por todos lados.

Mariano: Mmmhhh ahora que lo menciona... ayer una mujer me observaba alternadamente a mi y a mi carro en el súper... creo que la conquiste con los fideos que elegí :D

zorgin dijo...

los carritos son radiografías de nuestro espíritu consumista, y miguelito lo sabe, y lo aplica.
un carrito nos dice, cuantos somos, y como vivivmos, incluso la bola que le damos a determinados ticks de nuestra vida.
por ej, Ud compra libros en el super?

Principito dijo...

zorgin: No, no compro libros en el super pero sí los leo mientras espero mi turno en la caja.