Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

17 mar. 2015

Y una noche...

Y una noche, con su capa de negrura de Muerte, la Nada extendió sus brazos y me tapó la luz.
No me arrastró consigo, mas bien me obligó a levantarme, a abandonar el verde, a cargar mi mochila deshilachada y retomar el viaje.
Con muchas sombras, con grandes miedos, con un llanto que no cesa y me impide ver donde piso, con la sospecha dolorosa de que las tierras que quedan atrás jamás dejarán de ser añoradas. 


No hay comentarios.: