Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

14 mar. 2005

Bicho bolita

-Mirá pá! Dos bichos bolita.
Allí estaba mi hijo de 4 años manipulando esos simpáticos insectos que, como pocos otros, gozan de la simpatía de los niños.
-No se abren!
-Dejálos un ratito quietos vas a ver que en seguida se estiran de nuevo y salen caminando.
Los puso en el suelo y esperó. Los dos bichos se veian iguales, enroscados sobre si mismos esperando que pase el peligro.
Pero un repentino pisotón terminó con uno de ellos.
-No!!! Que hacés? -dije yo. -Por qué lo mataste pobrecito?
-A uno lo maté, al otro lo dejo vivir -fue la respuesta.
Contundente.
Me hizo pensar.

Vos nos creaste a tu imagen y semejanza no?

No hay comentarios.: