Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

29 ago. 2005

Flores verdes


There are places I'll remember
All my life though some have changed
Some forever not for better
Some have gone and some remain
All these places have their moments
With lovers and friends I still can recall
Some are dead and some are living
In my life I've loved them all
- "In My Life", The Beatles

Acostumbrados a lo físico primero, al contacto visual y mucho después al contacto intelectual hoy recorremos el camino inverso. Primero nos metemos en las almas, conmovemos, jugamos, herimos, sanamos. Después (a veces nunca) vemos la superficie, lo que nuestros 5 sentidos esperan.
En el mientras-tanto, nace la palabra que tanto significa... amistad.
Y me pregunto: Cuán fuertes podrán ser los lazos tejidos por amistades "virtuales"?
Hasta dónde puede llegar la espera por alguien que nunca tuve cara a cara pero que quiero? Por qué mi mente trata de convencerse de que todo no es más que una ilusión?
...
Aquellas personas que nunca hemos podido abrazar pero de las que conocemos tal vez más de lo que conocen sus mejores amigos "de carne y hueso"...
Manos que nunca hemos podido estrechar ni acariciar, pero manos que dejaron muchas horas frente al teclado por nosotros...
Millones de botellas arrojadas al océano llenas de mensajes contradictorios, la mayoría escritos con letra desesperada. Infinitas, a la deriva, buscándose entre sí. Porque en la superpoblada comunidad marítima, entre tanto bullicio y estridencia, seguimos solos. Nos sentimos, estamos, luchamos, crecemos y morimos SOLOS.
Amistades que ya no están limitadas por las distancias. Tan lejos pero a la vez tan cerca...
Buenos Aires, Salta, Bielorrusia... el lugar no importa. Los mágicos lazos surgen de tanto en tanto llenándonos el alma compartiendo cambios, risas, llantos. Compartiendo vida.
Hoy estoy esperando que una flor se ponga verde. Alguno dirá que es triste hacer depender la amistad de un medio, de una "capacidad de conexión". Yo digo que la amistad siempre depende de un medio, de un enlace entre emisor y receptor.
Idiomas, teléfonos, mismo lugar y hora, siempre dependemos de algo para consumar a la amistad.
Y si tengo que soñar un Cielo, imaginar el Paraíso, calculo que éste debería incluir indefectiblemente un "lugar" en el que se unan las almas amigas, sin ningún medio que "intermedie". Sin depender de ningún cable, de ningún sentido. Ser a ser, soul to soul, hardware to hardware, sin interfaces. De núcleo a núcleo.

No hay comentarios.: