Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

18 nov. 2005

Todo... nada

You’re just an empty cage girl if you kill the bird
- "Crucify", Tori Amos

Si, claro. Nuestro amor ha sido muy profundo...
De una profundidad que sólo se conoce en los lechos oceánicos donde la oscuridad es absoluta porque la luz no llega y donde la presión hace estallar nuestros órganos internos.

Supongo que este amor también fue etéreo...
Tanto que sólo su invisibilidad se proyectó en nosotros y se dispersó inconcluso hasta ser nada. Sin poder verlo, tocarlo, sentirlo, seguimos cada vez más lejos pero sospechando que aún sus vapores en algún lugar persisten.

Entiendo, este amor fue tan pero tan amplio que...
No hubo forma de abarcarlo, sostenerlo, distinguirlo, analizarlo, eludirlo, comprenderlo. Cualquier deseo arrojado dentro de sus confines se ha perdido alimentando un poco más al voráz Infinito.

La Física sabe de contradicciones, no el espíritu. Porque este amor que ha sido Todo... ha sido Nada.
Una nada incontenible... incorregible... indestructible.

No hay comentarios.: