Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

11 nov. 2005

Visión entrópica

Nada es para siempre,
nada es para siempre,
no me digas mi amor,
que te falta valor, porque nada es para siempre
- "Nada es para siempre", Fabiana Cantilo

La habitación de mis hijos es un paraíso de peluches y muñecos de los más diversos.
Fue cuando tomé entre mis manos a "Puchy", el perro rojo de peluche, uno de los primeros habitantes de esa comarca, cuando me habló.
Mi intención era revisar una de sus orejas que estaba algo descosida. Yo entré estornudando repetidas veces (fucking alergia) y eso tal vez lo despabiló, lo sacó de su sopor de criatura inanimada.
Mientras miraba su oreja descosida me dijo, después de recorrerme con sus ojitos negros por un instante:
-Hay que asumirlo... tarde o temprano... todos se rompen, todos son desechados, todos se pierden, desaparecen, son destruídos... y todos, pero todos quedan algún día enterrados en el olvido.
Sentí mucha pena por él y sólo atiné a contestar:
-Y si... Debe ser dura la vida del juguete no?
-Eh... bueno, yo en realidad me refería a los humanos.

No hay comentarios.: