Lo suficientemente invisible como para pasar inadvertido;
lo suficientemente visible como para no tener donde esconderme

3 mar. 2005

Inmundo Marino

"Father Father Father, help us
send us some guidance from above
cause people got me got me questionin
where is the love?"
- "Where is The Love?", Black Eyed Peas

Hace unos días tuve la oportunidad de visitar Mundo Marino y a pesar de no ser la primera vez que lo hago debo reconocer que el show de la Orca y los Delfines me vuelve a conmover profundamente hasta hacerme sentir un nudo en la garganta terrible.
Si, ya sé, soy medio pavote.
Ese no es el punto.
El hecho es que después me quedo pensando mucho en el tema y no puedo arribar a una conclusión clara que me satisfaga.
Lo mismo me sucede al salir del zoológico. La culpa me invade.
El conflicto que se me plantea y para el cual pido la ayuda de mis sabios commenters es el siguiente:
Estoy colaborando económicamente con algo nefasto?
Digo, yo calculo que la pobre orca está viviendo en un reducto comparable a que me encierren a mi de por vida en un cajero automático.
Deberiamos dejar de ir a todos esos lugares para que dejen de ser un negocio y liberen a los secuestrados animalitos?
Recordemos que el argumento de los defensores de esas cárceles es que es la única manera que tienen millones de personas de ver a esos animales y al hecerlo se crea una "conciencia ecológica" en la población que redunda en un gran beneficio para las especies.
Alguien puede arrojar algo de luz sobre el tema?

Por último, debo decir en favor de la Fundación Mundo Marino que realiza tareas muy nobles como el rescate y la trabajosa rehabilitación de pingüinos empetrolados.
O simplemente esto será una pantalla, una especie de lavado de imagen para que no pensemos mucho en lo otro?

Hace un tiempo les presenté a la secta de los contradictorios doble-discursistas, recuerdan?
Me temo que estamos frente a uno de sus miembros activos.

No hay comentarios.: